A bofetadas

La coincidencia en el ámbito geográfico de la puerta del sol de Madrid de “facciones” de los dos movimientos sociales que más “ruido” han hecho en los últimos tiempos, esto es: de los “Indignados” y de los “jornalistas católicos” ; ha terminado en gresca resuelta por la fuerzas represoras del estado, los polis azules de Camacho el Ex secretario de Estado del ínclito Rubalcaba para la seguridad.

Evidente contradicción es esa de que grupos de supuesta ideología pacifista terminen enfrentándose con los puños como vulgares “marines” americanos en días de asueto y borrachera.

A mí la presencia en Madrid del jefe supremo de la iglesia católica, rodeado de obispos y sacerdotes, luciendo barrocas vestimentas y con zapatos rojos, a modo de ir conjuntado como si fuera una damisela, pues la verdad es que solo me produce la natural curiosidad de ver como la capacidad de convocatoria de las gentes de la  iglesia católica se desperdicia en discursos insulsos que dejan a un lado precisamente los eslóganes de los oficialmente “indignados” , cuyo balaje ideológico parece estar en un corto e incompleto librito escrito por un tal Stephane Hessel, en el que llama a luchar contra la indiferencia y en favor de la insurrección pacífica.

Estando ambos, indignados y católicos, de acuerdo en lo fundamental, esto es: existe una crisis económica que carcome a la población creando un auténtico “sufrimiento humano” , han dejado pasar la oportunidad de unirse para luchar contra el enemigo común, la vieja situación de la explotación del hombre por el hombre, que según Marx, ocurre en el sistema de producción capitalista.

¿Por qué razón se da este desencuentro? , me he preguntado como observador imparcial que pretendo ser de la realidad que me rodea. Y lo cierto es que no he encontrado otra razón que lo justifique en que ambos son parte del sistema y por lo tanto no saben cómo resolver sus diferencias estratégicas por otro medio que no sea  el liarse a bofetadas en una plaza pública.

Esta situación me hace recordar a la que se vivió en los años anteriores a la destrucción del último reducto del Imperio Romano, la ciudad de Constantinopla, por los turcos otomanos, de religión islámica, en que mientras estos se preparaban para el asalto final, en donde por cierto los residentes emigrantes otomanos tuvieron un papel decisorio, los cristianos perdían el tiempo discutiendo, en ocasiones de forma violenta,  sobre cuestiones tan etéreas e intranscendentes, como cuál era el sexo de los ángeles o si Cristo era Dios o solo su profeta.

Y es que sin duda a la crisis economía hay que sumarle una crisis de ideologías en nuestra civilización globalizada, donde por cierto el dinero que nace de la explotación de los obreros chinos, bajo un  régimen socialista y comunista, paga el salario de los funcionarios del régimen capitalista de nuestra dividida y parcelada nación española.

Lo que sin duda es una paradoja o contradicción.

 

Dejar un comentario?

1 Comentarios.

  1. Por supuesto nadie tiene la razón, ni toda la razón, por lo general al menos. Pero en ocasiones -y con cierta y repetida frecuencia-, me llama la atención el poco interés que presta usted a la corrección ortográfica, pudiendo llevar a confusión al posible lector de su blog.
    …Digamos que es BAGAJE y no BALAJE. Que entre números, o casi, la O lleva tilde.
    Y, ¿por qué no decir, también, qué la manifestación de los “llamados” o conocidos como INDIGNADOS, ha sido, además de permitida (con toda la mala fe) y alentada -con disimulo, claro- por el estado?
    ¡Pero en qué quedamos! Marx, ¿no decía lo qué decía, para tener ellos -el estado- todo el poder? De hecho, en la mayoría de países donde gobiernan los sociatas y comunistas, si persiguen y no dan tregua en el acoso a la creencia religiosa de turno, es por la razón de que no desean competencia: qué su ideología sea la única religión.
    ¿Crisis económica? No la veo, o mejor dicho, no en todas partes.
    Occidente, desde hace años y con USA a la cabeza están haciendo todo lo posible para que China, India y algún que otro país (a algunos de ellos y después de muchas y convenientes denominaciones, los llaman ahora países emergentes), sobre todo China, pague la energía cara, entiéndase, entre otras el ORO NEGRO, es una de las maneras de poder competir con ellos.
    En todo caso, y como en parte dice, en China los obreros son esclavos del régimen socialista y comunista.
    Gracias.

Deje un comentario


NOTA - Puede usar estosHTML tags and attributes:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>