Archivos Mensuales: agosto 2016

LAS “XUNTANZAS” FAMILIARES GALLEGAS

Sabido es que la presencia en el territorio del noroeste de la península ibérica de los Celtas fue motivada por la emigración de tribus o grupos de familias provenientes del norte de Europa debido a la presión demográfica de otros pueblos, que se generalizó como movimiento migratorio, allá por el siglo V a.C., así pues, como los vulgares peregrinos de hoy en día que van  a Santiago, los celtas en definitiva  vieron a Galicia en búsqueda del fin del mundo o lo que es lo mismo en búsqueda de lugar por donde se ponía el Sol.

Los Celtas llegaron a las costas gallegas no por mar sino por tierra y claro esta estas costas frenaron su avance , aunque que fue algo momentáneo porque también es sabido que varios siglos después , como 2.500 años después , sus descendientes si atravesaron ese inmenso mar , primero  dentro de la nao “la gallega”, rebautizada como la Santa María, que bajo la dirección de Cristóbal Colom, que alguno ha llegado a decir que era de Pontevedra, cuando se fuero a  descubrir lo que ya estaba descubierto por lo chinos , y así los gallegos   llenaron  las tierras del otro lado con  millones de descendientes de los Celtas que se reparte del norte al sur de ese nuevo continente, pero esa es otra historia.

santa_maria

Debido a su batallar con el imperio romano, y eso que llegaron a tomar la ciudad de Roma, a la que luego saquearon, los Celtas acabaron asentados en los territorios costeros de Europa, y basándonos en los estudios genéticos realizados resultaría que la actual población de origen Celta estaría en Galicia, en Gran Bretaña y en Irlanda. Y es más, se afirma que los Celtas gallegos no vienen de Irlanda o de Gran Bretaña sino más bien al revés, los celtas gallegos subieron hacia el norte, pues desarrollaron barcos que les permitieron subir el Canal de la mancha, lo cual significa que la mayoría de las personas en las islas británicas son en realidad descendientes de gallegos.

Bueno en realidad no podemos hoy afirmar que los gallegos actuales seamos celtas auténticos y mucho menos puros, somos como las mayorías de los pueblos peninsulares una mezcolanza, yo mismo soy hijo de una andaluza de Isla Cristina y de un gallego con origen familiar en Muros , pero si es cierto que conservamos alguna costumbres celtas como las “xuntanzas” , esto es el quedar de acuerdo para juntarnos en una comida comunitaria que acaba con la creación , y lo que es peor , con la ingestión de un brebaje denominado “queimada” , al cual no se quienes le añadieron, para más teatralidad, el recitar  de un “conjuro” , que no se si aleja o acerca las meigas , que son una especie de brujas y curanderas, que como todo el mundo sabe no existe pero las hay .

La “xuntanza” es la costumbre gallega más asociada al pueblo celta, que se decía que llegaban a realizar banquetes que duraban varios días, en los que se servían cerdo cocido, buey, vaca, venados, truchas, miel, queso, leche, hidromiel, vino y cerveza. Hoy en día la cosa se ha simplificado mucho, suele duran unas 10 horas, se come empanada, pimientos de padrón, marisco, lacón con grelos y se bebe vino albariño y ribeiro, de postre queso de tetilla, membrillo y filloas. Y claro está la queimada y licor café como bebidas fuertes, alguno bebe también el aguardiente, pero son pocos valientes los que lo aguantan.

queimada

Pero lo importante de las “xuntanzas” es propiamente el juntarnos en torno a la mesa y recordar tiempos pasados y el conocer a los nuevos miembros de la familia extensa, esa que forman los hermanos, los primos y sus allegados o allegadas de turno. En este último punto, el de llevar allegados a las “xuntanzas” familiares,  en mi familia tengo una inmerecida mala fama por ser el que más allegadas he llevado, y  presentado como la definitiva,  en los últimos 40 años , pero que se le va hacer las cosas vienen como vienen . Y en este sentido, ya aviso desde aquí a mis familiares, en la próxima “xuntanza” ,  no habrá allegada nueva , que con la invasión prevista de los venidos de ultramar ya tendremos bastantes.

 Así pues, cuento los días que faltan para la próxima, que será, Dios mediante, a finales del mes de Agosto.

cocido