Hagamos el efecto contrario. –

Ha habido un ataque de guerra un grupo de islamistas en Paris con el resultado hasta ahora de más de 100 muertos y 200 heridos.  Este hecho no supone que vayan a invadir Francia los ejércitos del Estado Islámico, que actualmente están atacando desde hace semanas los aviones del ejército francés.

Ese acto de guerra, de una guerra real pero invisible, no tiene otro objetivo que crear terror y demostrad a sus seguidores que tiene el poder de matar delante de las narices del presidente de Francia.

Este acto de guerra crea terror, a modo de histeria colectiva, porque es difundido por los medios de comunicación y las buenas e inocentes gentes que existen en el mundo se sienten afectadas como si las victimas fueran su familia o porque piensan que mañana le puede pasar a ellos en su calle.

La reacción de las gentes ante estos actos es normalmente visceral, intensa, y su respuesta la exterioriza de diversos modos, normalmente simples, que van desde insultar a los agresores, a sus iguales de religión, etc. Etc. , a las más sencillas como ir a poner velas, rezar , o poner la bandera francesa en tu foto de perfil de Facebook .

Y no nos damos cuenta que precisamente cuando reaccionamos así solo estamos propagando los efectos que buscaban los inductores de tales actos de terror, les estamos haciendo el trabajo de propaganda. Y lo peor es que con estos actos ejercemos una especia de catarsis colectiva que nos hace sentir mejor y nos hace olvidar que debemos de exigir a nuestros políticos que se tomen medidas, no contra los autores que ya estarán muertos, sino contra los inductores y contra quien los apoyan.

No he escuchado a nadie que diga que hay que corta la señal de los satélites que dan televisión, telefonía e internet a los países islamistas, situados al Sur y Este del Mediterráneo, por medio la serie de satélites geostacionarios Astra que posee y opera desde Luxemburgo y que comercializa la empresa Yahsat compañía que tiene su sede en Abu Dhabi, Emiratos Árabes Unidos, y que es un vehículo de inversión del Gobierno de ese país.

No he escuchado a nadie que diga que no compremos petróleo de los Paises islamistas, donde por cierto rige la ley sharía , un código detallado de conducta, en el que se incluyen también las normas relativas a los modos del culto, los criterios de la moral y de la vida, las cosas permitidas o prohibidas, las reglas separadoras entre el bien y el mal. Ley que proscribe a un papel inferior a las mujeres y condena a muerte a los homosexuales.

Estamos en guerra, pero les permitimos usar nuestra tecnología y a quienes los apoyan les compramos su petróleo. Vamos un castizo diría que estamos pagando la vaselina para que nos den.

Dejemos pues llorar, de poner velas o cambiar nuestro perfil de Facebook , etc. Etc.  no propaguemos el terror, hagamos lo contrario, nada de rumores, actos de desagravio, nada de repetir y repetir por televisión las escenas, enjugando nuestro dolor, hagamos exigencias a nuestros políticos de que tomen medidas eficaces de defensa, como córtales la televisión, el internet, dejemos de comprar, a los países islamistas que los apoyan.

Ejerzamos el efecto contrario de lo que los terroristas buscan.

 captura-de-pantalla-2015-11-14-a-les-18-58-49

Dejar un comentario?

0 Comentarios.

Deje un comentario


NOTA - Puede usar estosHTML tags and attributes:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>