Carrillo

Todavía no repuesto de leer, ver  y oír cosas sobre la sorpresiva dimisión de Esperanza Aguirre, leo que Santiago Carrillo ha muerto, como a mi me gustaría morir, mientras dormía la siesta.

Supe de la existencia de Santiago y del partido comunista, cuando llegue a Mallorca y conoci a Pep Vilchez , de aquella obrero comunista clandestino y hoy guardian de la memoria historica, y debido a que este me proporciono ejemplares del “mundo obrero”, evidentemente de forma clandestina, pues Franco vivía y la “social” (eufemística  denominación de la Brigada de Investigación Social de la policía) daba vueltas, como los buitres, en búsqueda del obrero subversivo o al menos nosotros nos lo creíamos.

En su trayectoria vital Santiago estuvo ligado al partido comunista, era para la mayoría de la gente el partido comunista en si mismo y como tal ejerció hasta que el sector de Gerardo Iglesias lo expulso, que es lo mismo que darle de su propia medicina, porque quizás por las circunstancias, quizás por que las organizaciones partidistas tienen es su seno la deriva absolutista como un virus, lo cierto es que el partido comunista ha sido una organización absolutista donde el disidente es un mal a eliminar sin mas. Curiosamente Gerardo jubilado anticipadamente por la silicosis se ha dedicado a escribir sobre los “maquis” , libro que tengo pendiente de leer, que fueron unos comunistas que al decir de algunos fueron traicionados por el partido en tiempos de Carrillo.

Una de las cosas que en su día me llevaron a no unirme, a pesar de las tentaciones que si tuve, a ninguna de las organizaciones obreras que conocí de corte marxista-leninista, como el partido comunista de Carrillo, fue precisamente su tendencia a menos valorar el individuo frente a la organización, que es un curioso mecanismo ideológico que les permite justificar la destrucción del disidente, muchas veces de forma física, como demostró Stalin.

El mayor borrón en la vida de Santiago tiene que ver mucho con ese desprecio con el adversario, ese fundamentalismo ideológico, que encontró “normal” desviar los camiones que llenos de militares presos deberían de ser evacuados para Alicante desde Madrid, durante la Guerra Civil, y que estos acabaran en las fosas comunes de Paracuellos del Jarama. No se, ni creo que se sepa nunca, si en este caso el suyo fue un pecado de acción o de omisión, pero lo cierto es que varios miles de personas fueron fusiladas porque si.

Creo que precisamente ese borrón en su hoja de servicios vitales fue el causante de que a pesar de su redención política facilitando la transición de la dictadura a la democracia, no le permitió sobrevivir politicamente y el propio sistema electoral lo saco de las cortes que el mismo ayudo a construir, a pesar de su “machada” frente al golpista Tejedo , hoy jubilado de la Guardia Civil.

Como a Fraga, que lo debió de estar en el recibimiento que le habrán dado allí donde la gente va cuando se muere, no se hizo fortuna personal Carrillo, así que siéndolo todo y pudiendo trincar de lo ajeno al final acabo en una modesta casa donde ahora se ha ido a dormir una siesta de la cual no volvió.

La verdad es que me hubiera gustado conocerle personalmente y  preguntarle si al final de sus días pensaba que había valido la pena hacer lo que hubiera hecho.

Dejar un comentario?

1 Comentarios.

  1. Aparte de sus estudios primarios, política, matar a miles de personas incluídos compañeros que le estorbaban, ¿En qué trabajó para tener una pensión y dar estudios a sus hijos ? Sus manos no eran de haber hecho trabajo manuales, ¿Cúal era su pensión y por qué ?

Deje un comentario


NOTA - Puede usar estosHTML tags and attributes:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>