La milonga de Cristina .-

Escribí hace unos días, de prisa y corriendo, mi post sobre el temas de la expropiación de las acciones que tiene de la empresa argentina  YPF  la empresa  REPSOL ,  si bien el mismo contiene todo lo esencial sobre el tema, me  gustaría  ahora  mas tranquilo estenderme un poco más sobre ese tema.

 

La conducta de Cristina, que muchos atribuyen a su viceministro,  el cuarentón con cara de niño,  Axel (variante escandinava del nombre del personaje bíblico,  nombre  del tercero de los hijos de Rey David) , no es otra cosa que la vieja táctica de practica  la autarquía política por parte de un sistema político  oligárquico, donde un grupo que posee el poder absoluto del estado y  decide  las leyes y  las cambia de acuerdo a sus intereses.

En el caso de Argentina esta práctica se tiñe de dos viejos y por lo tanto conocidos métodos de control político: el populismo y la demagogia .  Lo que necesariamente lleva a la corrupción en el funcionamiento de la administración pública.

 

Por eso decía en mi post anterior que lo que ha ocurrido ahora con YPF era algo que podría haber sorprendido a los ministros de Mariano, recien llegado al cargo, pero que era algo que se venía venir y más si tenemos en consideración los antecedentes de lo que paso en Aerolíneas Argentinas que refloto la empresa española Viajes Marsans y que luego por similar sistema expropio el gobierno argentino, lo que ha causado  la ruina a los empresarios españoles Gerardo Díaz y Gonzalo Pacual.

 

Curiosamente lo que hace Cristina, cuyo carácter bipolar es cada día más evidente pues dicen que cambia de humor como de traje y usa tres trajes al día,  es poner en práctica, eso sí en beneficio propio, la teoría anti capitalistas que predican los anti sistema de la anti globalización, en un ataque a la esencia del comercio internacional: la seguridad jurídica del inversor capitalista en un estado distinto al suyo propio.

 

Y es que Cristina ha tomado la senda de convertirse en una “revolucionaria”,  eso sí de “guante blanco” y sin macharse los zapatos. Ha entonado un eslogan propio,  de cara a su lucha contra las multinacionales, poniéndose al frente del resto de los dirigentes de americe del sur, y haciendo un parangón con la famosa frase de Zapata, esa dé dice : “la tierra para quien la trabaja” , el suyo es: “los recursos naturales para quien los tiene” .

 

El mensaje del eslogan es pegadizo y que tiene predicamento y futuro entre las muchas gentes presta a ser víctimas de la demagogia nacionalista y pronto veremos cómo lo corean sus vecinos , los gobernarte de Brasil, Chile, Bolivia y Perú, y todo con las bendiciones de los Castro y el próximo a caducar Hugo.

 

Cristina ha logrado algo que parecía imposible, ligar los intereses de las oligarquías terratenientes y la banca internacional sionista ( de donde salió Axel ) , que son las que la sostiene en el poder por medio del partido justicialista, con los intereses de las burocracias desarrollistas del partido comunista, el partido único. Así que el poder financiero, esencia del sistema capitalista del norte de americe y de Europa, puede poner sus barbas a remojar, pues Cristina esta en deposición de cortárselas y extender su “revolución” a modo de ser la nueva evita, y conseguir que los países vecinos la imiten y expropien la explotación de sus recursos naturales a las multinacionales que actualmente los copan.

 

Eso sí sin olvidarse de los beneficios que tales cosas producen, así el descamisado Axel , que ha sido nombrado interventor por el Estado argentino, sustituyendo de modo fulminante a los directivos elegidos por los socios de la empresa, una medida que se puede mantener durante tres meses según las leyes argentinas, será el encargado de hacer los nuevos tratos de suministro del gas y crudo de la empresa. Ni que decir tiene las tentaciones que este cargo lleva implícitas y las regalías que el mismo produce, de momento compatibilizara los sueldos de directivo de YPF con el de viceministro del gobierno argentino.

 

Mientras tanto el pueblo argentino, tan dado a ser dirigido por los discursos demagógicos, se tiene que tragar esa “milonga” de la nacionalización del sus recursos petroleros, trola grande donde las hubiera.

 

Porque en realidad el gobierno argentino expropia el 51 por 100, de las acciones de Repsol, pero ni estatiza ni nacionaliza, hablando técnicamente. Pues de este 51 por 100, el 49 por 100 pasa a manos de las diez provincias argentinas que poseen petróleo ( que son las que pagaran algún día el justiprecio de las mismas)  y solo el 2 por 100 restante queda en manos del Estado Argentino propiamente dicho, que ya ha dicho que su parte, del justiprecio, la pagara incrementando la deuda que tiene con el Fondo Monetario Internacional (FMI) , esto es la pagara con el resto de la deuda argentina con el resto del mundo, esto es a plazos si no consigue que se la condonen. Eso sí han dejando al resto de los accionistas en posesión de sus acciones sin incomodarlos.

 

Resumiendo, el capital accionario de YPF queda constituido de la siguiente manera:

 

26 por 100, es propiedad del Estado Argentino

25 por 100, es propiedad de diez Estados provinciales, equivalentes a nuestras autonomías.

24,5 por 100, sigue siendo propiedad del grupo Eskenazi

6,5 por 100 sigue siendo propiedad de Repsol

6 por 100 sigue siendo de la  banca LazardFreres

5 por 100 de la banca Eton Park (Goldman Sachs, Mindich y Rosemberg)

5 por 100 sigue siendo de inversores no identificados

2 por 100 sigue siendo de la Bolsa de Valores de Buenos Aires (Grupo Werthein)

 

Vemos, pues, como el Estado Argentino posee solo el 26 por 100 y nadie asegura que los diez Estados provinciales funcionen al unísono y de acuerdo con él.

 

Por lo tanto Cristina vende humo nacionalista a su pueblo y al tiempo le sustrae la mayoría de  las acciones a la empresa Repsol , algunas por cierto se las vendió su difunto marido por medio del grupo Eskenazi (en el 2007, el 14,5 por 100,  y en 2010 otro 10 por 100) .

 

Además hay que considerar  que a pesar de que el gobierno de Mariano actué como si fuera una empresa española en realidad Repsol no lo es. Pues no es ni técnicamente, ni realmente una empresa española ni mucho menos del Estado español. El 42 por 100 pertenece a BP (British Petroleum) cuando en el 2000 terminara de comprar la Amoco, originaria fundadora de Repsol, el 9,5 por 100 es de la estatal mejicana Pemex. El resto es de empresas españolas (la caixa , BBVA y sacyr ) y de accionistas menores.

 

Repsol declara en España poco más del 25 por 100 de sus beneficios, y éste es el porcentaje de participación que puede llamarse estrictamente “español”. Por eso considero un error de estrategia por parte del gobierno español “salir al trapo”, que se dice en la tauromaquia, de la empresa Repsol ante al envestida de Cristina, sobretodo porque pocas o ninguna medidas se pueden tomar desde Madrid contra la misma.

 

No hay que olvidar que al estar  defendiendo Mariano los intereses de una compañía de petróleos privada, Repsol, de la cual más de la mitad del capital está en manos de propietarios extranjeros, y  que con su filial YPF realiza en Argentina considerables beneficios que le permitieron  pagar cerca de 16.000 millones de dólares de dividendos a sus accionistas,  esta también defendiendo una organización supranacional que de modo organizando contribuía a la evasión fiscal para no pagar impuestos.

 

Cristina es un truhan, una jugadora con ventaja que hace trampas a su pueblo, y ahora va de líder del nacionalismo de los pueblos oprimidos por las multinacionales y pone en escena como primera actriz un melodrama, que oculta el gran negocio que para ella y sus “camaradas” , supone todo esto del petróleo y gas argentino.

 

En este conflicto no están enfrentados los intereses económicos  de dos naciones distintas, como se nos pretende vender desde el gobierno de Mariano, pienso que mas por ignorancia que por malicia, sino los intereses  económicos de sujetos privados de distintas nacionalidades, y entre ellas, en menor grado, españoles.

 

Por lo tanto, es una falacia considerar esa medida económica de la expropiación de Cristina a Repsol de sus acciones como un ataque de la nación Argentina a la nación España. Porque en realidad se trata de un trapicheo de políticos corruptos  que afecta los intereses de unos sujetos económicos (grandes empresas y bancos) que no han compartido ni compartirán sus  beneficios con el resto de la sociedad.

 

Así que mi consejo es tomarse con calma la tragicomedia argentina con  Cristina de primera actriz y saborear la comedia en su esencia más pura, la vida.

 

Dejar un comentario?

0 Comentarios.

Deje un comentario


NOTA - Puede usar estosHTML tags and attributes:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>