La indignación improductiva: ¿a quién beneficia?.-

He sostenido desde su origen que el llamado movimiento 15M nació como una estrategia electoral de la factoría “manipulaciones Rubalcaba” , en un momento en que era necesario parar el creciente descontento electoral hacia el partido en el poder . Esta ya más que establecido que los orígenes del mismo está en la “fontanería” de PSOE .

Uno de los elementos que indica la manipulación inicial de este supuesto movimiento espontaneo es precisamente su nombre, el acrónimo  inicial fue “M15”, que fue cambiado a “15M” cuando se dieron cuenta que el “M15” correspondía a un conocido tipo de ametralladora. Y es que ya es sabido en márquetin que un nombre puede pifiar una campaña y estropear la venta del producto.

Contrariamente  a lo que históricamente ha venido ocurriendo en los momentos de crisis en que la lógica “contestación” de las clases sociales más desfavorecidos se canalizaba por medio de los movimientos sindicales y se traducía en un creciente aumento de las huelgas, en el caso del movimiento “15M” no existe una correlación entre “indignación” en la calle  y aumento del número de huelgas, más bien estas han disminuido. Además las acciones de “los indignados” no tienen un objetivo de reivindicar aspectos laborales y esto es significativo, pues parece más lógico que en vez de irse a la puerta del sol se fueran a la carrera de San jerónimo los días que se reúne la comisión de justicia y seguridad social que está perfilando la “reforma laboral”.

Decía León Trotsky que “El arte de la dirección revolucionaria es principalmente el de la correcta orientación política “. Y precisamente de lo que carece el “15M” es  de una orientación política clara y definida, es mas muchos de sus “mantras” supuestamente revolucionarios son contrarios a la participación política dentro del sistema, por lo que mucho me temo llevara a los buenos y bien intencionados “indignados” que se les acercan a la “desilusión” o a lo que es peor a la radicalización, con lo que al final serán “carne cañón”. Fomentar las ilusiones reformistas sin dar pasos concretos para cambiar el sistema es simplemente manipulación del estado de opinión con fines electorales, que es precisamente el origen del movimiento.

Llenar una plaza de gente no es algo difícil, se llena cuando hay un evento deportivo y con más gente. Lanzar a la calle a la gente es fácil y más ahora que tenemos ya seis millones de parados. Lo difícil es dar consistencia al descontento y hacer que este se traduzca en cambios reales, pero claro esta mucho me temo que esto no es lo que se busca.

Creo que por eso mi pregunta inicial es correcta:  ¿a quién beneficia?

Y la única respuesta lógica que se me ocurre es que en definitiva  beneficia a las fuerzas políticas de izquierdas perdedoras de las elecciones pasadas con lo que mucho me temo que los “indignados” de buena fe, están siendo simplemente  manipulados.

 

 

Dejar un comentario?

0 Comentarios.

Deje un comentario


NOTA - Puede usar estosHTML tags and attributes:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>