La confluencia de la demencia y lo fácil.-

Los medios de comunicación ha resaltado la penúltima gran matanza de inocentes en EE.UU. , que es algo que ha ocurrido no en cualquier sitio del gran territorio norteamericano, si no en Newtown un pueblo ubicado en el condado de Fairfield en el estado estadounidense de Connecticut, con una población de 26.996 habitantes y una densidad poblacional de 180 personas por km².

Se trata de una población mayoritariamente blanca ( el 90 por ciento es de origen europeo o latino) y de creencias cristianas ( solo un 1 por ciento son judíos) , con una economía basada  en el sector de los servicios, que  aporta el 79% del PIB del estado. Tiene el mayor  renta per cápita entre los 50 estados estadounidenses., de 75.398 dólares, y una  tasa de desempleo del 2,9%.

Es un claro ejemplo del “sueño americano , donde vivía la señora Nancy Lanza amante de las armas, la mama del tristemente luego asesino, que en demasía guardaba cinco armas (aparentemente compradas legalmente y registradas): dos pistolas, dos rifles tradicionales de caza y un rifle semiautomático, similar a las armas usadas por las tropas en Afganistán y la principal arma del crimen.

Evidentemente la señora no necesitaba las armas para protegerse, pues un lugar con las cifras económicas antes dadas no tiene una situación de robos o crímenes que merezcan la pena reseñar. Según la prensa era simple afición la que tenía, además de no hacer trabajo alguno debido a la buena situación que le dejo el marido al divorciarse. La señora había quitado al “niño” del colegio, a pesar del buen historial escolar que tenía. Y esto es un dato que hace sospechar que algo ocurría en esa relación madre/hijo.

Los vecinos, según la prensa, decían que el chico era buen chico, algo raro y que la madre se quejaba mucho de su comportamiento.

Así que un buen día, previamente a matar a su madre, acarreo las cinco armas hasta su antiguo colegio y se dedicó a disparar a diestro y a siniestro. Total: un saldo de 26 muertos, entre ellos 20 niños de entre cinco y 10 años.

Culpables: pues la mama posesiva y la sociedad que le permite tener cinco armas en su casa, porque el demente Adam, es una víctima más.

Se juntaron  la demencia y la oportunidad  .

Dejar un comentario?

0 Comentarios.

Deje un comentario


NOTA - Puede usar estosHTML tags and attributes:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>