Enrique IV , el impotente .-

Con el estreno de la serie histórica “Isabel” en TVE, se ha vuelto a recordar el misterio histórico de la paternidad de Juana de Castilla, la Beltraneja, que por cierto el terremoto de 1755 con hipocentro en Lisboa nos impide resolver al hacer desparecer sus restos.

En la serie se da la  versión discutida de Marañón que para mi es  improbable, cual es la posible inseminación artificial de la reina con una arcaica jeringuilla y no es improbable por ser técnica desconocida en la época, que no lo era, pues al menos ya se sabe que   desde los sumerios (hace 5000 años)  se practicaba la inseminación artificial en ovinos.

La improbabilidad viene porque según parece lo que sufría el rey castellano no era impotencia sino más bien  era estéril. Por lo tanto era su semen el que por vía natural o artificial no lograba la ansiada  fecundación de su esposa, a la cual por cierto la serie pinta más o menos como una mujer depravada y lujuriosa, pero se nos oculta que  de hecho se conoce que reina antes de que el muriera el Rey tubo un amante conocido, el caballero castellano Pedro de Castilla y Fonseca, con el que tuvo dos hijos gemelos. La versión del cine no debería en este punto saltarse la versión  histórica pues las razones de los partidarios de Isabel, negando la paternidad del rey tiene, a falta de pruebas de ADN, lógicas razones.

La serie oculta, no se porque razón, que existía un documento de 1.453, la sentencia de divorcio de Enrique IV y su primera esposa, Blanca de Navarra, ya había determinado tras  doce años de matrimonio, que el rey había copulado con la Reina y con otras mujeres sin conseguir ligar su esperma con los óvulos  de ningúna de ellas.

Por lo tanto era público y notorio, antes de que aparezca Beltran de la Cueva , que llegó como paje a la corte castellana en 1456, que el rey Enrique no podía tener hijos.

Lo mas probable es que Enrique quiso jugar a la estrategia política de tener un hijo varón propio, quizas para tapar su homosexualidad,   e hizo fecundar a su esposa, Juana de Portugal con algún varón dispuesto de la corte. El hecho de que le naciera una niña, su fama de impotente y las infidelidades de su esposa Juana de Portugal, son los elementos que llevaron a un grupo de nobles, con el apoyo de la iglesia, a proclamar a Isabel la reina de Castilla,

Juana de Castila, la Beltraneja, mas bien los nobles que defendían su causa pelearon, en una guerra civil, salieron  perdedores frente a los que apoyaban a Isabel, cuya legitimidad dinástica no estaba en entre dicho al ser hermana del difunto rey.

Por cierto el supuesto padre de Juana, Beltran de la Cueva, lucho del lado de los partidarios de Isabel, caso tres veces y fue fecundo padre, por lo que tampoco tiene soporte ese aire de homosexual que le da la serie, pues nada hay en la historia que  indique que lo fuera.

Pienso que estas películas que son versiones de la historia debería de tener mas rigor y contarlo todo y no solo  partes  de la historia, incluso a cambio de perder trama cinematrografica.

Dejar un comentario?

0 Comentarios.

Deje un comentario


NOTA - Puede usar estosHTML tags and attributes:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>