Apellidos

La nueva distracción popular, que el gobierno del ínclito ZP se ha sacado de la manga y encomendando a su amigo de la infancia   José Antonio Alonso Suárez, casado con Celima, como el también juez, consiste en crear a los españoles un motivo de preocupación, hasta ahora inexistente, cual es el orden de los apellidos al inscribir a los neonatos, estos es a los recién nacidos, en el registro civil.
Su teoría es que el actual sistema es anticonstitucional  y que hay que hacer una ley que autorice a  las madres poder  poner a sus hijos su  apellido en primer lugar y por lo tanto el del padre en segundo lugar.
El abanico de posibilidades que abre este nuevo invento para controlar la vida civil de los sufridos ciudadanos es múltiple. A mí a bote pronto se me ocurren los siguientes:
1.- las parejas al casarse van a tener que hacer capitulaciones matrimoniales para evitar sorpresas después del parto. Y fijar en las mismas tal cuestión, lo que  evitaría que uno se tuviera que divorciar después porque su señora ahora quiere poner su apellido en primer lugar.  
2.- Como la norma parece ser que dirá que en caso de no haber acuerdo entre los padres  se pondrán los apellidos por orden alfabético, hay pues una nueva consideración a la hora de buscar esposa o esposo, cual es cual es  la letra por la que comienza de su apellido, así los Alonso de apellido podrán casarse sin temor con las Zapatero, pues en caso de desacuerdo el Alonso tiene prevalencia sobre el Zapatero.
2.- Los padres cabreados por la decisión de su señora, que puede jugar con ventaja sabiendo que en caso de dudas el juez pondrá los apellidos por orden alfabético, podrán  recurrir al simple procedimiento de no reconocer al hijo como propio, con lo que ninguna obligación legal sobre el mismo tiene y eso en caso de divorcio significa no pasarle pensión de alimentos. Así que si la madre con un apellido alfabéticamente anterior al del padre quiere imponer su apellido se encontrara que ante la negativa del padre a reconocer el hijo como propio, la cosa se complica pues  se verá en un divorcio y de paso en un pleito de reconocimiento de paternidad, lo que es mucho lio, y  muchas pasta, total por un apellido más o menos, con lo que cederá y la cosa quedara como estaba.
Como gallego que soy ha esto de los apellidos no le doy mucha importancia pues estoy acostumbrado a las historias de simulación de apellidos para ocultar paternidades que se han dado en nuestra cultura como algo normal, lo que Doña Emilia Pardo Bazan recoge magistralmente en sus novelas “los pazos de Ulloa” y “la madre naturaleza” , incluso en mi propia familia corre la leyenda de un cambio de niños , enterrando ,administrativamente hablando,  al hijo de la criada por el hijo de la señora muerto de enfermedad prematuramente, pues en definitiva ambos eran hijos del mismo padre y de tal modo que el que era el bastardo ocupo el lugar del legitimo en la línea sucesoria y todos tan contentos.  
Aunque estas historias de los cambios de apellidos no son exclusivas de nuestros lares pues he encontrado historias similares o parecidas en lugares del mundo tan distantes como Venezuela y Rusia.
En un pueblo de nombre Gibraltar , en las orillas del Lago de Maracaibo, en un grupo de población de etnia negra, descendientes de antiguos esclavos africanos, que viven en torno a una iglesia donde se venera un santo negro, San Benito. Cuando lo visite me llamo la atención que la población estaba  en su mayoría constituida por personas ancianas y niños pequeños . También me llamo la atención que los niños llamaba “mama” a mujeres ancianas, cuya posibilidad de tener hijos seguramente se había perdido  a todas luces en un tiempo muy anterior a los nacimientos de esos niños. Cuando hice esta observación a mi acompañante, conocedor de la población por tener una casa en el lugar,  me  explico el aparente misterio. Se trataba de que aquellos niños no eran realmente hijos de las señoras que ellos llamaba “mama” si no que eran sus nietos, pues eran realmente hijos de relaciones sin consolidar y tempraneras  de las hijas de esas familias, normalmente estaban trabajando desde jovenes  en la capital del Estado, así sus hijos sin padres conocidos se convertían por la gracia del laxo control del registro civil venezolano en hijos de sus madres y padres, con lo cual ellas podría presentarse sin hijos ante posibles novios con intenciones formales de casarse. Los niños tenían apellidos sin avergonzarse de sus orígenes y sus madres mas posibilidades de encontrar marido.
Foto mía en Gibraltar
La historia del cambio de apellidos que conozco de Rusia es más singular pero seguramente habrá más casos como el que voy a contar.
Una amiga mía rusa, nació en un pueblo cerca de los Urales, no muy pequeño, pero lo suficientemente como para que casi todo el mundo se conociera de un modo directo o indirecto. Ella era hija única de una funcionaria del gobierno local y de un carpintero. Cuando cumplió los 18 años, el mismo día de su cumpleaños, se le acerco en la calle una señora mayor que ella conocía de vista de toda la vida, pues curiosamente se la cruzaba por la calle desde de siempre aunque no sabía exactamente quién era. Y ese día la abordo y por primera vez le hablo, le llamo por su nombre y le dijo que la felicitaba por ser su cumpleaños. Mi amiga se sorprendió doblemente primero porque sabia su nombre y luego porque sabia que ese día cumplía 18 años. Y así se lo dijo a la señora y esta le respondió que la conocía desde que había nacido y que vivía allí cerca y que si quería le enseñaría algo que guardaba para ella en su casa para cuando cumpliera 18 años. Así que acompaño a la señora a su casa y sentadas ambas en el salón,  saco de un cajón de un mueble un sobre y le enseño unas fotos y le explico que un señor que estaba en una de las fotos era el padre de mi amiga, su verdadero padre, que era el hijo de la señora y que aquellos muchachos que estaban con él en las foros eran sus hermanastros y que todos vivían en Alemania. La historia se remontaba a cuando la madre de mi amiga se quedo embarazada de su novio y como teniendo cuatro meses de embarazo rompieron la relación y cuatro meses después a punto de dar a luz se caso con el mejor amigo de su novio, que reconoció a mi amiga como su hija y le dio sus apellidos. El hijo de la señora, el padre biológico de mi amiga entonces emigro y se fue del pueblo al cual no había vuelto más. La madre de mi amiga le confirmo la historia. El día de su cumpleaños mi amiga tuvo 18 años y dos padres. Hoy día mí amiga lleva 8 años viviendo en Mallorca, la visitan ambos padres, eso sí por separado y sin saber todavía su padre legal que ella conoce la existencia de su padre biológico y de sus hermanastros. Ya se sabe ojos que no ven corazón que no siente. Por cierto yo conozco ambos padres, ambos son carpinteros y ambos son físicamente muy parecidos.
En realidad es que contando escasas familias, el origen de los apellidos se pierde en la noche de los tiempos, entre otras cosas porque los orígenes de los apellidos no son algo tan claro como algunos pretenden cuando cuelgan el  escudo de su apellido del salón de su casa. Por ejemplo cuando se realizo el censo de los habitantes de las colonias españolas en tiempos de Carlos III , para evitar un problema muy común en aquel entonces cual era que había un elevado número de personas, nativos o esclavos negros, sin apellido, se inventaron un ardiz , a los esclavos se les daba el apellido del amo y al resto se les permitía escoge a los padres de familia los apellidos que querian tomar como propio de  un catalogo de cerca de 500 apellidos españoles. Conocido también es que durante mucho tiempo  era, digamos que normal, abandonar a los recién nacidos a las puertas de las inclusas, así que salvo contados casos en que se acompañaba el nombre y apellidos del recién nacido (tengo un amigo en este singular caso) los responsables de los dichos establecimientos se las tenían que ingeniar para dar nombre y apellidos a los allí depositados. Ese el origen de apellidos con nombres de santos, o los “de dios”  , “de la iglesia” , mi propio apellido “de la cruz” además de conocido y clásico “exposito”.
¿Es importante el orden de los apellidos?
Sinceramente creo que no, además desde hace mas de 2000 años, que en  nuestra cultura latina ha viniendo poniendose  primero el apellido del que se declara padre de la criatura y luego el de la madre. Si la madre quiere reivindicar el que su apellido vaya en primer lugar , algo que me parece legitimo, debe de saber que el padre de la criatura también, con igual legitimidad, puede no reconocerse con tal condición ante el funcionario del registro civil.
Lo que me parece una exageración, verbal y jurídica,  del juez Alonso, ahora portavoz del PSOE, es que diga que la situación actual es anticonstitucional, es que quizás hizo “pellas” a sus clases de derecho natural y por lo tanto ignora  que existe una serie de “Derechos del Hombre”, naturales y universales, superiores o independientes al ordenamiento jurídico positivo, y que son, inclusive, la razón de que exista tal ordenamiento. Entre los cuales está el llamado orden espontaneo que nuestra cultura ha ido creado y que describe la aparición de diversas normas de orden social, que sin estar escritas que tiene como fin el bienestar social.
Acaso ignora el implacable Sr.Alonso, que en las épocas arcaicas de nuestra existencia como seres humanos la creación de la familia fue la base del desarrollo del hombre hacia la civilización y que para que tal creación se diera fue necesario que el régimen del uso promiscuo de las relaciones sexuales se  tornara en monógamo y  tal cambio requirió que las facedoras de los hijos, esto es la mujeres, pudieran atribuir la paternidad    algún macho, que diera a la criatura recién parida y a ella misma la necesaria protección que les permitiera sobrevivir en un mundo en donde la vida dependía en muchas ocasiones  de tener una mano que te  ayudara  tirando de ti  cuando se corria  para escapar de las garras del felino de turno.
La antropóloga Helen Fisher en uno de sus libro afirma que la necesidad de contar con un macho que las ayudara a correr en las praderas africanas determino que nuestras ancestrales madres se unieran a un macho en concreto, abandonando la promiscuidad de sus antepasados los simios, siendo un elemento básico de tal unión el implicar al macho en la crianza de los hijos, la llamada paternidad. Por lo tanto el macho dio al hijo nacido de esa unión lo único que tenia propio su nombre, ser hijo de …y así pudieron haber nacido la costumbre de llamar a los hijos con los motes o los sobrenombres de sus padres, lo que luego se conocio como apellidos.
Además si nadie encuentra un problema llevar los apellidos de sus padres, porque el gobierno se tiene que dedicar a hacer una ley que solo traerá líos y enredos familiares que son inecesarios  con la que está cayendo sobre nuestras economías domesticas.
De cualquier forma sea cual sea el apellido que elijan los padres del recien nacido, siempre existen herramientas informaticas para desacer el  entuerto de quien es quien en una familia, aqui dejo una de estas :
Dejar un comentario?

0 Comentarios.

Deje un comentario


NOTA - Puede usar estosHTML tags and attributes:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>